MCMLXI

Desde el patio ascendía -cual chimenea encendida- un teatrillo de voces infantiles tras el cancionero popular. Todo se había iniciado un día 7, acabando el invierno. Mucho después -oculta tras el murmullo del agua- la lectura susurrante del pez divergente: ciencias o letras. Ciencias para subsistir, letras para malvivir.

MGJuárez
sincopadas@gmail.com

Silencio enmudecido


Sentir una mudez extraña, sobre lo que no se dice, sobre lo que se piensa, sobre lo que se siente. No poder hablar de todo cuanto acontece, pasear por entre alambradas espinosas y sentir el frío acero del tiempo pasado y amordazado.

Así se define la pesadumbre del silencio enmudecido.

4 comentarios:

alfaro dijo...

Qué prosa tan cuidada, tan técnicamente perfecta.
Un abrazo.

MGJuárez dijo...

Inicié esta etiqueta que espero completar con ¡50!

En estos días he recibido correo de un excelente amigo que reside fuera. Me llegó un par de vídeos, uno de ellos con imágenes de hace 15a Y salió este texto, breve sí. No hay más escritura que la que escribimos cada día. Y ésta se construye siempre a nuestras espaldas... para manifestarse a la más mínima ocasión (añado yo).

Hablando de prosa... me hice de un ejemplar de ZURGAi/julio 2009, de la poesía en prosa. Cuando me lo lea bien te comento.

Un fuertísimo abrazo,
Montse.

Eterna aprendiz dijo...

La paralización,...muy fuerte, Montse. Una fase tras experiencias también muy fuertes. SEntirse tan vivo que luego uno muere.
Morir y resucitar, siempre, aunque nos inunde ese silencio enmudecido en un momento dado.

Besos

MGJuárez dijo...

Gracias por tu comprensión, Amparo. Para las heridas siempre habrá un remedio. Las cicatrices ya son más difíciles de mejorar. La tristeza es una "cicatriz" de la cual importa más su intensidad que su extensión.

Pero bueno, me acojo a tu "morir y resucitar, siempre"... como una "tirita" super efectiva.

Tante grazie! (jejejejeje... ando pracricando el italo... presto, presto io sonno a Roma!)