MCMLXI

Desde el patio ascendía -cual chimenea encendida- un teatrillo de voces infantiles tras el cancionero popular. Todo se había iniciado un día 7, acabando el invierno. Mucho después -oculta tras el murmullo del agua- la lectura susurrante del pez divergente: ciencias o letras. Ciencias para subsistir, letras para malvivir.

MGJuárez
sincopadas@gmail.com

Al pie de la letra


MICROCUENTO I, por Flavia Company-edición julio’12-


La acusada de asesinato alegó que llevaba una vida normal como ama de casa y que ganaba un pequeño sueldo como patronista. El día de los hechos la víctima se había presentado en la sala de costura del domicilio conyugal, quejándose de que las mangas eran largas; de que el cruce del blazer era excesivo; de que le sobraban pantalones. Aturdida no podía entender cómo había errado tanto. También dice que sorpresivamente el difunto no intento agredirla como era habitual sino que en su ataque de ira le extendió los brazos y gritó: ¡Corta!

Sin pensárselo dos veces, ella obedeció.